Blog

Cata de Vino en Ca´Moña

SI eres un apasionado de la enología o simplemente un amante de los vinos, habrás escuchado en alguna ocasión hablar sobre las catas de vinos. Pero, ¿sabes en qué consisten?. En este artículo vamos a tratar de descifrar un poco su significado y cómo puedes disfrutar de esta experincia única sin perderte un sorbo. ¿Te animas?

Reunion-de-amigos-en-una-cata-de-vino

Historia

Desde tiempos inmemoriales – se habla del 9000 a.C., en las regiones mesopotámicas – el vino ha estado presente en el devenir de los tiempos. No son pocos los vetigios donde aparece el vino como catalizador social. Desde los faraones que lo tomaban pos status social, pasnado por los romanos y su Dios Baco, o los monjes de abadías con los pequeños cultvos. Cada civilización ha ido evolucionando la forma de elaboración del vino.

La única forma de probar que un vino podría tener mayor envergadura que otro elaborado en las mismas tierras era realizando una cata. De esa forma, se probaba y se clasificaba según características. Y de esa forma surgieron las primeras catas de vino.

Tipos de cata

Actualmente existen tres formas de realizar una cata de vino:

  1. Cata vertical
  2. Cata Horizontal 
  3. Cata a ciegas

Vamos a ir viéndolas una a una. 

En la cata vertical, la bodega selecciona un mismo tipo de vino, pero de diferentes añadas. De esta forma, se consigue discernir la calidad de las cosechas según añadas. Por ejemplo, se selecciona el Roble de 2017, 2015, 2012, 2010 y se da a probar cada vino con la intención de saborear la mejor añada.

En la cata horizontal, se catan diferentes vinos de una añada en concreto, Por ejemplo podríamos probar un verdejo, un tinto, y un rosado de 2019. Aquí la gran diferencia radica en probar la variedad de uva y método de elaboración.

Y la cata a ciegas, corresponde a la cata de vino en la cua se desconoce el tipo de vino, bodega y añada seleccionada para la probatura – no hace falta que te venden los ojos -. Este tipo de cata suele ser la que más se utilice para el público en general debido a la diversiòn y capacidad de asombro resultante de la cata.

Fases de una cata de vino

Una cata de vino es la expresión máxima de tres sentidos: visión,olfato y gusto. Con estas premisas, acudir a una cata es como desnudar un vino. Hacernos una imagen precisa de forma. 

Lo primero es tener una visión clara y nítida del vino que vamos a probar, Con la copa adecuada, y las condiciones ambientales óptimas, visualizamos el color del vino en nuestra copa. Captar el color en el ribete de la copa, o ser capaz de distinguir en el cuerpo el color  de un roble o un vino joven es una sensación increíble. Con las suficientes nociones, seremos capaces de distinguirlos a la perfección.

Despúes tenemos que poner a prueba nuestro olfato. Acercamos la nariz al borde de la copa, “aireamos” un poco el vino e inspiramos de forma pronunciada, intentando traspasar ese olor a nuestra mente para que lo descomponga en olores reconocidos por nosotros. Cereza, vainilla, madera, roble,… Cualquier aroma es posoble reconocer. Tan sólo tenemos que dejarnos llevar.

Y por último – y no menos importante – llega la fase de poner el gusto en acción. Tragar un sorbo de vino, dejar que pase lentamente por nuestra boca, para notar el paso cambiado al bajar por el esófago. Sensaciones maravillosas cuando se trata de probar un vino. Y ahora es cuando notamos las famosas “notas” – que no son más que matices que nos deja el vino  en nuestra boca – de color. En esta fase tendremos una imagen más que clara del vino que tenemos entre manos.

Aspectos a tener en cuenta 

Antes de acudir a una cata de vino debes saber que es un evento donde tienen cabida todo tipo de públicos, es decir, no es un evento cerrado ni exclusivo de profesionales. Disfrutar de una cata de vino es un evento social donde el vino es el gran protagonista e hilo conductor de una buena conversación entre personas. 

Debemos de tener preparada la boca – no pienses mal – , me refiero a no tomar por ejemplo café antes de una cata, o alimentos que puedan influir de sobremanera en el resultado final del gusto. Por tanto antes de acudir, no tomes nada que pueda influir en el sabor del vino.

Evita igualmente ir demasiado perfumado para no confundir a nuestro olfato. Lo idóneo entre cada probatura sería cambiar la copa para no mezaclar sedimentos y desvirtuar la cata de vino.

Catas de vino en Ca´Moña

Uno de los eventos que más nos gusta ofreceros son las catas de vino. Eventos donde lo vitivinícola se funde con la gastronomía e historia para dejarnos un magnífico sabor de boca. Desde visitas guiadas, paseos por el campo o conocer historia local, todo tiene un sentido en nuestros eventos. La mejor forma de conocer una provincia es a través de sus vinos y comidas. Y en eso no podemos estar más de acuerdo. 

Acudir a una cata de vino en Ca´Moña no se parece en nada a algo que ya hayas vivido. Sentir el vino, amarlo como lo hacemos nosotros, tampoco. Nos gustaría que te sentaras en nuestra mesa, y te relajaras mientras que sorbo a sorbo, paladeas un exq uisito “Xérez” o un tinto joven, dejandote llevar por sensaciones placenteras. No pretendemos hacer de ti un sumiller de categoría mundial, pero si un “disfrutador” de la vida. Porque la vida hay que beberla poquito a poco. Y en Ca´Moña lo hemos aprendido. Y queremos enseñartelo. Para que tú tambien disfrutes y seas feliz. Gastronomía y vino. Es simple. 

Y si de verdad quieres sorprender a quién mas te quiere, ahora es el mejor momento de hacerlo, puesto que el día 15 de Febrero, a partir de las 20:30 horas en Ca´Moña Trebujena, tendrás la oportunidad de sorprenderlo/a con una cata de vinos a ciega. Una original forma de pasar un Sábado noche rodeado de amigos y buenos vinos. Como en Ca´Moña cuando nos visitas. Te esperamos. ¡ No dejes de probarlo !

Añade un comentario

¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by